martes, 25 de septiembre de 2012

Obama: Comediante en jefe

Miryam Lindberg



¿Dónde está el presidente Obama? Pues cotorreando en la televisión y en la radio con cómicos y en tertulias. Eso cuando no está por ahí recaudando fondos para su reelección.
El pasado martes, el presidente concedió una hora completa a David Letterman, presentador de un programa nocturno de humor. El 11 de septiembre (precisamente ese día) concedió una entrevista radiofónica al presentador del programa de entrevistas “Pimp with a Limp”. Ayer, Barack y Michelle Obama aparecieron en The View, en la ABC. Pero no importa que el presidente de Estados Unidos no encuentre tiempo para imbuirse en sus sesiones informativas de inteligencia o en sus reuniones con los líderes políticos mundiales.


Y mientras tanto, las embajadas de Estados Unidos son atacadas y extremistas violentos están llenando las calles del mundo árabe mostrando su odio contra Estados Unidos.
En Naciones Unidas, los líderes de todo el mundo se congregaron el lunes para la semana de la Asamblea General anual. Obama realizará su propia alocución ante la Asamblea General el martes a las 10 de la mañana, un discurso que seguramente contendrá aún más disculpas y denuncias por el ofensivo vídeo La inocencia de los musulmanes aparecido en YouTube.
Según comenta la revista TIME, un órgano apenas crítico con la administración Obama: “Si parpadea puede que se pierda la aparición del presidente Barack Obama en la Asamblea General anual de la ONU de esta semana. El presidente planea realizar la visita más breve que se recuerde de un presidente de Estados Unidos”.
El calendario del presidente no contiene ningún encuentro bilateral, ni siquiera con los presidentes de países como Egipto, donde han sido atacadas las embajadas de Estados Unidos, o Libia, donde fue asesinado el embajador de Estados Unidos. Asimismo, la Casa Blanca desestimó por falta de tiempo una solicitud para una reunión por parte del primer ministro israelí Benjamin Netanyahu, dejando tirado ante los ojos de todos al mejor y más acosado aliado de Estados Unidos en Medio Oriente.
Una demostración de indiferencia como la del presidente Obama hacia la función más básica de su cargo (la seguridad nacional) habría sido absolutamente inimaginable, al menos hasta la llegada de esta administración. Pero incluso para un buscador de la celebridad como Obama, es increíble el contraste entre la severidad de la crisis que afronta la nación y el conjunto de prioridades del presidente.
Quizás, simplemente, la administración Obama se ha dado totalmente por vencida en cuanto a tener una política de actuación para Medio Oriente y sencillamente no tiene nada más que decir mientras esa región se halla tan convulsa. Sea cual sea la razón, ninguna de ellas es digna del gobierno de Estados Unidos de América.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario